Una ilustración vectorial se trata de una imagen gráfica compuesta a partir de elementos geométricos (líneas, polígonos, segmentos…) definidos como vectores. Dichos elementos establecen sus atributos (formas, colores, posiciones…) en base a fórmulas matemáticas, nada que ver con los que se muestran en píxeles.

La principal diferencia entre una imagen vectorial y una de mapa de bits es que la primera es escalable en tamaño sin perder ni un ápice de su resolución. Es decir, se puede ampliar tanto como se desee sin que la calidad de la misma sufra alteraciones, algo que no ocurre con el resto de imágenes digitales, que al hacerse más grandes se “pixelizan”.